El acceso a los mercados internacionales, se puede hacer contando con preferencia arancelaria o sin esta, sin embargo, lo que se transforma en un requisito clave para el ingreso de los productos silvoagropecuarios y alimentarios es su autorización desde un punto de vista sanitario. Este proceso es lento por su complejidad técnica y por la utilización que se le puede dar como medida paraarancelaria, es por este motivo que la priorización de la agenda de aperturas sanitarias, debe ser muy clara y transparente, para lo cual se ha trabajado a través del Comité de Comercio Internacional, en el cual SAG, ODEPA, PROCHILE, DIRECON y el sector privado determinan la agenda de aperturas a priorizar, por año.