El Ministerio de Agricultura contempla entre sus objetivos estratégicos transformar al país en Potencia Alimentaria y Forestal. En consecuencia, el Ministerio se hace parte de la cadena agroalimentaria, considerando desde productores hasta el consumidor final, esto es del “productor a la mesa”.

Ello, más la necesaria tarea de ayudar a la transparencia de los mercados y entregar a los consumidores datos que les faciliten sus decisiones de compra, la Unidad de Consumidores de ODEPA pone a disposición los precios de productos hortofrutícolas, pescados y mariscos consumidos durante Semana Santa.

En consecuencia, se construyeron dos canastas con los productos de mayor demanda durante este feriado religioso, ya sean hortofrutícolas, pescados o mariscos, esto considerando una familia de cuatro personas, dos adultos y dos niños.

Los precios de los productos hortofrutícolas fueron tomados en ferias y supermercados el 1 de abril, mientras que el de pescados y mariscos en grandes mercados pesqueros y establecimientos del retail durante el 7 del corriente, todos en la ciudad de Santiago.

Descripción precios canasta Semana Santa.

Canasta Nº1

Si durante Semana Santa las familias optan por concentrar sus compras en mercados pesqueros, constatarán que el precio de la merluza presenta una variación de 115%, el kilo de choro maltón de 67% y el de almeja 38%. Por el contrario, el kilo de congrio negro es comercializado a precios similares, entre $3.000 y $2.800.

Los limones son, sin duda, imprescindibles para preparar y comer los productos del mar, por ello, es necesario cotizar. El kilo se puede encontrar desde $200 a $300 en las ferias de la ciudad de Santiago.

Para acompañar pescados y mariscos, son frecuentes papas, lechuga y tomate. Las primeras, pueden llegar a costar $300 en algunas ferias, mientras que la unidad de lechuga costina hasta $500. En ferias el kilo de tomate se compra entre $300 y $400 y, la unidad de cebolla se puede encontrar hasta en $100.

Compañero de los almuerzos es el vino blanco, éste puede costar entre $1.190 y $1.539 en supermercados, si se prefiere en formato tetra pack.

Con todo, si las compras de Semana Santa se centralizan en ferias libres y mercados pesqueros, además se opta por papas, tomate, cebolla, lechuga, limones, zanahorias, merluza, almejas, choro maltón y vino blanco en tetra, se puede gastar entre $9.277 y $5.911. No obstante, si en el mismo menú se cambia la merluza por el congrio negro, el gasto puede subir a $9.411 y si se encuentran los precios más baratos a $7.411.

Para las familias que prefieran comprar en supermercados, la situación varía, ya que en términos generales los productos hortofrutícolas se venden más caros, sin embargo, algunos productos del mar son más baratos como almejas y congrio negro, éste cuesta en promedio $2.489. Las almejas se venden 31% más baratas en supermercados y el kilo de congrio 11%.

Siempre es necesario cotizar, ya que algunos productos muestran una importante diferencia entre su precio máximo y mínimo. La mayor variación se observa en la cebolla 97%, en el kilo de limón 71% y en el de papa 50%. El precio de las cebollas fluctúa entre $256 y $130 dependiendo del supermercado en que se compre, mientras que el kilo de limón se comercializa entre $399 y $233.

En consecuencia y repitiendo el menú anterior, la familia que elige abastecerse en supermercados puede gastar entre $9.049 y $7.029 si prefiere merluza, pero si opta por el congrio su presupuesto deberá considerar entre $8.549 y $7.329.

Canasta Nº2

Esta canasta considera los mismos productos hortofrutícolas que la anterior, sin embargo se cambian los tipos de pescados, aquí se incluyen reineta y salmón en vez de congrio negro y merluza. Asimismo, se cambia el choro maltón por choritos y el vino treta por un Chardonnay de ¾.

Si las compras se efectúan en mercados pesqueros, se debe tener en cuenta que el kilo de choritos se puede comprar en $600, pero también en $1.000. Sin embargo, si se opta por ir a supermercados los choritos cuestan en promedio $489.

La reineta se comercializa más barata y con menos variación en el precio en los mercados pesqueros que en supermercados. En los primeros cuesta entre $2.400 y $2.000, mientras que en supermercados se vende entre $ 3.989 y $ 2.489. En consecuencia, los mercados varían el precio en 20%, mientras que los supermercados en 60%.

Similar situación se presenta en el precio del salmón, pues en los mercados cuesta hasta $3.700 y en supermercados hasta $5.989. No obstante, el precio de este pescado es más variable en los mercados que en establecimientos del retail.

En supermercados, una botella de vino chardonnay de ¾ de litro puede llegar a costar hasta $1.990, pero si se indaga es posible encontrarlo también a $1.490. Igual que en el caso precedente, la diferencia en los costos por punto de venta se define principalmente por los precios de las hortalizas, ya que éstos son mayores en supermercados.

Las familias que elijan comer papas, tomate, cebolla, lechuga, limones, zanahorias, reineta, almejas, choritos y vino chardonnay en botella y, además abastecerse en ferias y mercados pesqueros, este fin de semana pueden gastar entre $8.828 y $ 6.611, pero si cambian la reineta por el salmón, deben estar dispuestos a desembolsar entre $ 10.128 y $ 8.011.

Al comprar los mismos productos en supermercados el presupuesto debe ser mayor, ya que si la familia gusta de la reineta ha de gastar entre $ 10.000 y $7.129, pero si el salmón es el pescado elegido, su compra subirá a $ 12.000 ó a $10.629, esto si se buscan las mejores alternativas en supermercados.

En síntesis, en Semana Santa, una familia de cuatro personas puede gastar entre $5.911 y $12.000.